Conducta agresiva en niños

 
 
 

Los niños pueden mostrar tendencias agresivas por muchas causas (trastornos del ánimo, impulsividad, frustración, etc.) y el tratamiento estándar empleado para mejorar estos comportamientos es la terapia cognitiva conductual. Esta terapia se centra en los vínculos entre pensamientos, sentimientos y emociones, y proporciona al niño maneras de tratar con situaciones difíciles.

Varios estudios han sugerido que la suplementación con ácidos grasos omega-3 puede reducir las conductas agresivas en presos jóvenes ingleses, en delincuentes jóvenes holandeses (con reducciones del 30 al 37% en incidentes en ambos estudios), en jóvenes galeses (en los cuales la suplementación con DHA redujo la agresión y la impulsividad), y en niños mauritanos (con mejoras a largo plazo en problemas conductuales), entre otros. Como ya hemos explicado en otros posts, los presos con un índice omega-3 (nivel de EPA + DHA en los glóbulos rojos) bajo son más agresivos y se ha observado que la suplementación con omega-3 contribuye a reducir su conducta agresiva, y que el consumo de DHA previene el aumento de agresividad en épocas de estrés mental en estudiantes jóvenes. En conjunto, estos estudios indican que la suplementación con omega-3 puede reducir la conducta agresiva y antisocial en adultos y en niños.

En el caso de los niños, un reciente estudio ha evaluado si la eficacia de la suplementación puede mejorarse empleándola junto a otros tratamientos. Este estudio empleó suplementación con omega-3 (durante tres meses), combinada con terapia cognitiva conductual, para reducir la agresividad infantil. Los resultados mostraron que los niños con una combinación de terapia cognitiva conductual y suplementación con omega-3, y también los que sólo recibieron la suplementación con omega-3, informaron de menos conductas agresivas que los niños que recibieron sólo terapia cognitiva conductual.

Sin embargo, los cambios sólo mostraron un efecto a corto plazo, una indicación de que puede ser necesaria una suplementación continuada para mantener las mejoras de conducta.

 

 

Referencias

 
 

Omega-3 en el comportamiento agresivo

Hoy compartimos una noticia curiosa: los presos con un menor índice de omega-3 (nivel de EPA + DHA en los glóbulos rojos) son más agresivos y tienen puntuaciones más altas en las e[...]

 
 

DHA y agresividad

Con el propósito de determinar si el consumo de DHA tiene algún efecto sobre la agresividad, se realizó un estudio con 41 estudiantes japoneses. Durante 3 meses, desde el final de [...]