Beneficios cardiometabólicos del ejercicio

 
 
 

Síndrome metabólico es el nombre de un grupo de factores de riesgo que elevan la probabilidad de sufrir enfermedad cardiaca y otros problemas de salud: elevada glucosa en sangre, alta presión sanguínea, alto nivel de triglicéridos en sangre, bajo nivel de colesterol bueno y obesidad central (depósitos de grasa alrededor de los órganos abdominales). Los cambios en el estilo de vida pueden revertir estos factores de riesgo: la combinación de pérdida de peso y ejercicio físico produce el mejor efecto (mejora de los niveles sanguíneos de glucosa y lípidos, y de la presión sanguínea).

El ejercicio regular es muy importante en el manejo de estos factores de riesgo: mejora los niveles sanguíneos de glucosa y lípidos aunque no haya pérdida de peso, y también reduce la obesidad central, con o sin pérdida de peso. Se recomienda hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico (por ejemplo, andar a paso ligero, correr, hacer bicicleta, nadar o bailar) la mayor parte de los días de la semana, si no todos, porque las mejoras en los niveles de glucosa y eficacia de la insulina pueden perderse en 24-48 horas sin hacer ejercicio. El ejercicio de resistencia (por ejemplo, pesas) también puede ser beneficioso, pero puede no reducir la obesidad central; por lo tanto, puede complementar, pero no reemplazar, al ejercicio aeróbico.

La suplementación con ácidos grasos omega-3 y ácido oleico mejora los beneficios cardiometabólicos del ejercicio aeróbico en las personas con síndrome metabólico.

 

Bibliografía

 
 

DHA, ejercicio y metabolismo mitocondrial

Las mitocondrias son pequeñas estructuras que flotan en el interior de la célula y actúan como un sistema digestivo: crean moléculas ricas en energía para la célula combinando oxíg[...]

 
 

Pádel y omega-3

Hay diferentes versiones acerca del origen del paddle: una relaciona su historia con la de otros deportes de raqueta, como el tenis o el bádminton, otra mantiene que es una versión[...]