Adolescentes obesos, omega-3 y enfermedades crónicas

 
 
 

La obesidad es un importante factor de riesgo para el desarrollo de varias enfermedades crónicas (hipertensión, cáncer, asma y síndrome metabólico). La inflamación sistémica de bajo grado crónica es característica de la obesidad y puede explicar el vínculo entre obesidad y enfermedad crónica. Hay evidencia de la infiltración de células inmunitarias e inflamatorias en el tejido adiposo, que lleva a la inflamación sistémica (y el consiguiente daño de órganos).

En comparación con los adolescentes de peso normal, los adolescentes obesos tienen concentraciones séricas de omega-3 bajas, y actividad antiinflamatoria y disfunción endotelial elevadas (el endotelio es una delgada capa que cubre el interior de los vasos sanguíneos). En un estudio con adolescentes obesos, estos recibieron diariamente cápsulas con 1,2 g de omega-3 o placebo durante 3 meses (dos periodos de 3 meses con un periodo de 6 semanas sin tratamiento entre el final del primer periodo y el inicio del segundo, para permitir que todo el omega-3 administrado fuese eliminado del cuerpo). La suplementación diaria con Omega-3 incrementó la concentración sérica de omega-3, mejoró la función vascular y disminuyó el grado de inflamación.

Referencias:

 

 
 

Omega-3 y obesidad

En varios estudios se ha encontrado que incrementar el consumo de omega-3 de 0,3 a 3,0 g/día puede mejorar la composición de nuestro cuerpo, reduciendo el peso y la grasa corporale[...]

 
 

Omega-3 en la obesidad

La obesidad ha aumentado a lo largo de las últimas décadas, además de ocurrir a edades más tempranas (actualmente la obesidad infantil es más frecuente nunca). Tener sobrepeso u ob[...]