Ácidos grasos omega-3 y habilidades de resolución de problemas en niños

 
 
 

Los niños se enfrentan a muchos retos en su desarrollo y la habilidad para tomar decisiones y resolver problemas se desarrolla mientras aprenden a afrontar los retos diarios. La resolución de problemas es una aptitud cognitiva crítica que se desarrolla desde los primeros años de vida. La planificación para alcanzar un objetivo ya se encuentra presente durante el segundo año de vida, pero las primeras fases de este proceso se inician ya durante el primer año.

Las habilidades de resolución de problemas (que implican la identificación del problema y encontrar y probar las soluciones) ayudan a los niños a encontrar soluciones a los problemas cotidianos y a tomar decisiones por sí mismos, haciéndoles más independientes y responsables, y ayudándoles a sentirse seguros de sí mismos (una parte importante de la salud mental y el bienestar). Como resultado, los niños aprenden mejor, tienen relaciones más fuertes y son más capaces de enfrentarse a los retos de la vida. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a incorporar el pensamiento orientado al futuro en sus propias decisiones? Debemos tener en cuenta que el aprendizaje exploratorio y mediado por el juego conduce a soluciones más creativas y flexibles que las instrucciones de un adulto. Además, los preescolares parecen divertirse de forma innata con la resolución de problemas.

Por otra parte, la suplementación prenatal (antes y durante el embarazo) con aceite de pescado, que contiene ácidos grasos omega-3, presenta efectos positivos en el neurodesarrollo del niño en su vida posterior. En línea con lo que estamos tratando, hay cuatro tipos de errores en la resolución de problemas: el problema no se anticipa; el problema no se percibe hasta que ocurre; el problema es percibido pero no se hace nada para remediarlo; y se intentan soluciones, pero se falla. Pues bien, el riesgo de fallar en un test de resolución de problemas es significativamente menor entre los niños de hasta 3 años de edad de mujeres que tomaron aceite de pescado antes y durante el embarazo. Esta es otra evidencia a favor de la suplementación prenatal con aceite de pescado.

Bibliography: